Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como RELATOS

LEJOS

Imagen
Porque ya no te quiero. Porque hiciste algo imperdonable que solo los niños más estúpidos se les ocurre siquiera imaginar. Porque ya no hay nada que darte, mi baúl está vacío, y dudo si alguna vez realmente abriste el tuyo para mí. Cierto día fuimos tempestad, un incendio, brasas al rojo vivo, aunque, ahora, sé que tú y yo fuimos solo aire, aire convertido en cenizas, polvo en la oscuridad, hojas muertas. Un perro que agoniza, un soldado enviado a la batalla, a una batalla en la que no desea estar. Porque ahí no es donde realmente deseo estar, ya no; me preguntas por qué y yo ahora te respondo. Porque me he dado cuenta de que cuanto más lejos estoy de ti, más feliz soy y más quiero a la vida.   Puedes dejar un comentario, compartir este artículo en tus redes sociales, suscribirte por correo electrónico para no perderte ninguna actualización o seguirme en mis redes sociales y así mantenerte informado. Sígueme en redes: @rubiobudia

EL PÁRROCO

Imagen
La iglesia se empezaba a vaciar poco a poco. Las caras de los dolientes, unas más tristes que otras, reflejaban el sufrimiento de haber perdido a alguien tan joven. Un hermano, un hijo, un novio. Los pasillos repletos de crisantemos, rojos, amarillos y púrpura, despedían un aroma dulce que se incrementaba con los rayos del sol. Un teléfono sonó en la sacristía y el párroco fue a silenciarlo. —No sé cómo lo he dejado encendido —dijo, y descolgó—. Dime, Javier. —¿Estabas rezando, haciendo cosas de curas? ¿Molesto? —Oye, un poco de respeto. Porque seas mi hermano, no te lo voy a consentir todo. ¿Qué pasa? —He tenido un sueño. —Un sueño… Y para eso me llamas. —Sí. Alguien, una mujer, tropezaba con la pila esa de bautizar, la rompía y el chaval que había en un ataúd se levantaba. —Se llama pila bautismal. ¿Ya está, eso era todo? —Sí, me resultó extraño y quería decírtelo. —Menuda tontería —contestó el párroco, y colgó el teléfono, pero de quitarle el sonido y meterlo en el cajón, se es

POLVO DE ESTRELLAS

Imagen
Mi jefe es un tirano, porque siempre me dice lo que tengo que hacer. Recuerdo que hace cien o doscientas lunas, ya no recuerdo cuánto tiempo llevo aquí encerrada, puede que hayan pasado trescientas, recorría los cielos con el mejor amigo que he tenido nunca. Tan amigo, que me enamoré perdidamente de él y hasta sufrí un ataque de celos, cuando se le ocurrió traer a aquellos niños traviesos desde el país de la gente adulta. Si os soy sincera, sé que nosotros dos nunca podríamos haber acabado juntos, básicamente debido a la diferencia de tamaño, pero el polvo mágico de mis alas resultaba mucho más brillante por aquel entonces que las tristes chispitas que destilan, de vez en cuando, desde que vivo encerrada en esta jaula. Añoro mi vida anterior, ya no quiero ser humana para estar con él. No necesito enamorarme de nadie y tampoco deseo explorar el mundo de la gente adulta. Solo pido a aquellos que lean esta carta, que jamás dejen de soñar y que piensen en cosas bonitas. Tal vez, si un

LA BOTELLA - GUION CINEMATOGRÁFICO

Imagen
¡Hola, lectores! 😀 Nos detenemos en este punto de la novela interactiva PUNTO DE INFLEXIÓN para mostraros algo que creé hace unos meses. Después de más de 20 votaciones, que habéis resuelto vosotros en exclusiva, hemos llegado a lo que creo que será el último capítulo de la novela. Y digo creo porque, cuando estoy casi seguro de que vamos por ese camino, siempre cabe la posibilidad de que consigáis hacer un nuevo giro en la trama. ¡Bravo! Hasta ahora me ha sido difícil vislumbrar hacia dónde iban los personajes, ya que, cada semana, las opciones cambian y casi nunca la trama va por donde yo quiero, pero eso me ha dado un plus para seguir probando mi capacidad de adaptación y creo que no ha sido tan mala. He de decir que, desde la primera entrega, los resultados de las votaciones casi nunca se han ajustado a mis intenciones, sin embargo, la historia ha ido ganando intensidad con cada una de vuestras aportaciones. Y a lo que vamos. Recuperando los guiones de 4-5 minutos que realicé

EL AMULETO - GUION CINEMATOGRÁFICO

Imagen
¡Hola, lectores! Hacemos un impasse en la novela interactiva PUNTA DE INFLEXIÓN antes de encarar la recta final, aunque no sabría decir si nos encontramos a mitad del relato o llegando a su fin, porque sois vosotros los que me marcáis el ritmo cada semana. Recuperando los guiones de 4-5 minutos que realicé para el curso de guion cinematográfico, os propongo este viernes una lectura distinta. Se trata de un ejercicio llamado  «La lámpara de Aladino », un nombre bastante revelador. Cuando publiqué el primero de los guiones os expliqué la manera de leerlos, ya que su formato es diferente a la narrativa que tan acostumbrados estamos. Os dejo el enlace con la primera entrada sobre el tema, por si queréis refrescar los diferentes aspectos del guion o por si todavía no lo habéis leído: MI OBSESIÓN - GUION CINEMATOGRÁFICO . Para la siguiente lectura, os recomiendo que estéis particularmente atentos a las cifras que pone entre paréntesis, al lado de los nombres, las cuales indican la edad

DETALLES

Imagen
La vida desde la cama no era mucho peor que estar muerto. Recordaba comer hasta empacharse engullendo huevos de esturión, llenando la cuchara una y otra vez y empujándola por su gaznate con pequeñas perlas de pan. Ahora la sensación de hartazgo no era muy diferente, aunque sí era mucho menos placentera. La visión continua de los mismos objetos le transmitía la inequívoca sensación de estar aún más atrapado de lo que estaba, si cabe. Fue entonces cuando se fijó en el dosel de su cama y descubrió los dobladillos de las telas que, ligeramente fruncidas, cubrían casi por completo todo lo visible. La fina capa de gasa tipo camaleón, que se debatía entre el añil y el aguamarina, dependiendo de las dobleces y del grado de inflexión de la luz, dejaba entrever el resto de la estancia a través de su tejido aireado. Las paredes color hueso, expuestas a través de la gasa, no formaban más que un borrón indescifrable. Los frisos, perfectamente reconocibles por sus adornos estilo romano, constit

LA GRAN MENTIRA - GUION CINEMATOGRÁFICO

Imagen
Una vez más os hago llegar un nuevo guion cinematográfico de corta duración. En esta ocasión, como su título indica, se trata de un texto que intenta buscar la relación entre los diferentes personajes y el lenguaje no escrito. Espero haber encontrado el equilibrio exacto y haceros llegar lo que no se dice. Si queréis saber más sobre las normas de escritura del guion cinematográfico y por qué los escribo, os invito a que comencéis leyendo esta entrada  MI OBSESIÓN - GUION CINEMATOGRÁFICO . Sin más, os dejo el relato de esta semana. Espero que lo disfrutéis. ðŸ™‹‍♂️👨‍⚕🛌 LA GRAN MENTIRA - GUION CINEMATOGRÁFICO Si te ha gustado este relato, agradecería que dejases aquí mismo un comentario. También puedes compartirlo en tus redes sociales y así ayudarme a darle visibilidad, suscribirte por correo electrónico al final de la página o seguirme en mis redes sociales para mantenerte informado.

MI OBSESIÓN - GUION CINEMATOGRÁFICO

Imagen
¡Hola, lectores! 🙋🏻‍♂️ Sé que estáis deseosos de saber cómo continúa la historia de Nando y Luna, pero esta semana haremos una breve pausa en la novela "PUNTO DE INFLEXIÓN". Supongo que ya os habréis leído el capítulo I al completo y que estaréis esperando que comience la segunda parte de la historia, pero tengo preparado algo especial para vosotros. Algo diferente. Para los que lleváis tiempo siguiéndome sois conscientes de que, además de escribir los relatos semanales, la novela online interactiva "PUNTO DE INFLEXIÓN" y la otra novela sobre nuestras ya conocidas Linsey y Susan, también me gusta hacer cursos de escritura y leer libros para seguir formándome. Me gusta alimentar a la bestia... ¡Qué le vamos a hacer! 👹 Pues bien, actualmente me encuentro enfrascado en un curso sobre escritura de guion cinematográfico la mar de interesante. No tiene demasiado que ver con la narrativa que se utiliza al escribir una novela, pero se trabaja mucho la sencillez a la

CUANDO MURIÓ LA NAVIDAD

Imagen
Este año he descubierto que los Reyes Magos han muerto. He llegado a esta conclusión gracias a que he descartado todas las otras posibilidades, de hecho, estas navidades han sido probablemente las peores de mi vida. Me he empeñado en averiguar de una vez por todas si los Reyes son de verdad o no, porque estoy harto de que en el colegio me creen la misma duda todos los años. Sé que es peligroso pensar que no existen, porque mis padres siempre han dicho que los Reyes no solo pueden ver lo que hacemos, sino también todo lo que pensamos. Así que, tal y como le ha sucedido a millones de niños a lo largo de los años, me tocaba portarme bien si quería que me trajeran los regalos que había pedido. Mis padres empezaban a recordármelo a finales de noviembre o principios de diciembre, y la tortura del niño bueno duraba hasta el mismo día de la entrega de regalos. Eso era demasiado tiempo siendo bueno. Además, en mi casa también venía Papá Noel, por lo que la vigilancia era cuádruple. Si no l

INSPIRACIÓN

Imagen
Cuando un escritor se sienta delante de un trozo de papel en blanco es porque tiene algo que contar al mundo, o al menos así debería de ser. En ocasiones sucede justo lo contrario. El escritor se sienta delante de la hoja y espera a que ese objeto inanimado le hable. Quizá algún nuevo personaje se le aparezca con un poco de suerte, y sea capaz de contarle qué es lo que ha hecho el fin de semana, qué aventuras le depara el destino o, en el mejor de los casos, cómo piensa cometer el asesinato perfecto cuando caiga la noche y se adentre en un callejón oscuro con cierto perfume a orín humano. Sin embargo, una hoja no tiene vida y no puede narrar ninguna de esas historias. Esas cosas solo suceden en la mente perturbada de quien escribe. Hace años, Melania solía escribir a mano el primer manuscrito, cuando aún le quedaba algo de inspiración. Llenaba de tachones cada hoja, pues raro era el renglón que quedaba intacto, y aprovechaba los márgenes para realizar decenas de anotaciones. Despu

NOMBRE EN CLAVE: TOBÍAS - EPÍLOGO

Imagen
El frío de aquella mañana le abofeteó nada más abandonar el portal. Todos los años pasaba lo mismo. El verano se alargaba tanto que acababa a mitad de octubre y, para cuando quería darse cuenta, se encontraba a medio camino de casa al trabajo con una chaqueta tan fina que le pareció que iba en mangas de camisa. Por suerte, antes de llegar a comisaría, podía apearse en uno de los mejores refugios de Madrid. —Buenos días, inspector Sánchez —dijo el camarero frotando las tazas con un paño. Era tal el volumen de clientela, que la docena y media de tazas nunca llegaba a secarse por mucha prisa que se diera en lavarlas. —Buenos días, Enrique —afirmó Fermín Sánchez abriéndose paso entre la clientela. —¿Qué va a ser? ¿Lo de siempre? —Creo que hoy voy a doblar la ración, que vengo con el frío metido en los huesos. —¡Hombre! —dijo el churrero alargando la última vocal—. Es que viene usted con la ropa justa. Un poco más y sale a la calle en mangas de camisa. —Lo que yo decía —quiso pensar, p

NOMBRE EN CLAVE: TOBÍAS - PARTE 6

Imagen
Tobías se percató de que el vigilante estaba sacando el arma, de modo que bajó la vista hacia el suelo de baldosas hidráulicas, unas horripilantes baldosas de rombos que conferían un aspecto más frío y tétrico a toda la instalación si cabe, y se retiró de la cabeza de Andrés, aunque solo un poco. Lo suficiente para dejar que la consciencia de su amigo le escuchase y le habló. Para cuando se hubo retirado del todo, Andrés supo, entre otras cosas, que Tobías jamás volvería a meterse dentro de su cuerpo y eso le hizo sentirse aliviado. Se giró sobre sus talones y dio la espalda al vigilante y al supervisor. —¡Quieto! —dijo el vigilante apuntándole directamente con el arma—. ¡No te muevas o te meto un tiro! —Mirad. —Andrés señaló al monitor sin que la pistola le atemorizase lo más mínimo—. Se ha levantado. En la pequeña pantalla se observaba a Tobías quien permanecía de pie con los tobillos engrilletados a las patas de la silla. Levantó sus manos esposadas, pero la cadena que lo amarr